Uno nunca sabe cómo va a ser su encuentro con un actor. Una persona que se mete en la piel de multitud de personajes. Una persona que puede hacerte creer que está enfadado, alegre o triste cuando en realidad siente todo lo contrario. Antonio de la Torre es un actor de raza, un animal escénico que ha hecho de payaso, de policía, de presidiario y de una decena más de personajes. Pero cuando uno se lo encuentra fuera de plató y tiene la oportunidad de hablar con el actor y no con el personaje es cuando se da cuenta de que Antonio de la Torre es mucho más que uno de los mejores actores del panorama actual. Ganador de un Goya, excelente intérprete y mejor persona: así es Antonio de la Torre.

En el marco incomparable del Festival de Cine Europeo de Sevilla, nos encontramos con el gran actor Antonio de la Torre. Durante la presentación de su último film Invasor, de Daniel Calparsoro, tuvimos la oportunidad de entrevistarle y hablar acerca de su personaje, de su película y de la situación actual del cine en tiempos de crisis. De la Torre respondió a nuestras preguntas siempre con una amplia sonrisa y deseándonos la mejor suerte para nosotros y nuestra revista.

Interpretó a un policía en Grupo 7 y ahora sigue acatando órdenes como militar en Invasor ¿Cómo se ha planteado su personaje en esta película?

De la torre: Sí, es verdad y de hecho en la realidad suele ser al revés. Los militares son los que se enrolan en la policía pero mi personaje es un sanitario de guerra y de hecho me lo planteé más como un médico que como un militar, al menos ideológicamente hablando. Sin desvelar nada, el personaje tiene un conflicto muy serio pero ha de acatar lo que sus superiores le dicen a pesar de que se plantea continuamente si lo que está haciendo es correcto o no.

foto-antonio-de-la-torre-en-invasor-891_cop

¿Cómo se preparó su papel en Invasor?

De la torre: Para prepararme el papel hablé con muchos médicos, tanto de guerra como civiles y…¿sabes qué? La praxis, el trabajo que un médico puede tener que hacer en un servicio de urgencia es siempre el mismo. Un accidente en la M30 o uno en Iraq para el médico significan de la misma manera estabilizar al herido y llevarlo a un centro dónde puedan curarlo y que se recupere. Por eso me interesaba interpretar a mi personaje antes que como a un militar, como a alguien encargado de salvar vidas. De todos modos, curiosamente, investigando me di cuenta de que los sanitarios de guerra, a los que se conoce como ‘aspirinos’, en realidad no tienen tanta formación como, por ejemplo, un doctor del Gregorio Marañón. Su misión es evitar que los compañeros mueran en combate y no tienen porqué ser unos guerrilleros. Quería reflejar eso, que son expertos en armamento y combate y teníamos que dejar ver cierta torpeza porque su arma no son los fusiles sino los sueros.

Daniel Calparsoro es un director al que el calificativo “potente” le viene como anillo al dedo ¿cómo ha sido trabajar con él?

De la torre: Muy bien. He aprendido muchísimo con él porque es una persona que tiene muy claro como afrontar un rodaje de estas características. Su forma de rodar la acción es genial y posee mucha fuerza visual. Daniel confió bastante en mí, sobretodo en mis sugerencias sobre la parte emocional de mi personaje. Le propuse cosas y nos entendimos a la perfección. Funcionamos muy bien juntos además de que estábamos arropados por el resto de excelentes compañeros, tanto el resto de actores como el equipo técnico.

Invasor es una película que se desarrolla entre Iraq y La Coruña, con secuencias de disparos y persecuciones ¿cómo se ve desde dentro una producción de estas características?

De la torre: En la magia del cine hay cosas que aparecen en posproducción que luego lo dejan a uno pasmado. Yo no pude estar en el rodaje de la persecución por las calles de La Coruña pero sí te puedo hablar del arranque de la película en Iraq. Yo participé en esas escenas y no pude evitar sentirme abrumado ante el despliegue para recrear esa zona del mundo. Aun así, cuando luego lo he visto ya editado, posproducido y demás me he impresionado mucho de lo perfecto que ha quedado todo. Esa es la magia del cine aunque siempre se puede poner un tanque de más, reventar dos o tres coches extra… Pero tenemos el cine que tenemos. Yo que he estado por toda Europa afirmo que a más de uno le sorprendería el prestigio que tiene nuestro cine fuera de nuestras fronteras, sobre todo haciendo género: thriller, terror, acción… Somos mejores de lo que creemos.

delatorreedit_cop

Este año superproducciones producidas en España como Lo Imposible, Tadeo Jones o Tengo ganas de ti se han subido a lo más alto de las taquillas nacionales ¿Cree que ahora en España hay una industria cinematográfica?

De la torre: Realmente creo que en España no existe una industria. Considero industria sobre todo lo que hay en Hollywood e, incluso, en algunos países europeos como Francia, Alemania y Reino Unido. En España no la hay, aunque claro, yo que he estado en Rumanía allí ven todas nuestras producciones como si fuese algo grandioso en todos los sentidos. Siempre hay alguien que está peor que nosotros. Pero centrándome en España y, centrándome en Andalucía, hay mucho talento que poco a poco va destapándose para mostrar sus capacidades.

Ya que habla de Andalucía, este año el cine andaluz ha pegado muy fuerte con producciones tan dispares como Carmina o Revienta, El mundo es nuestro o la propia Grupo 7. ¿cree que se está iniciando un nuevo camino dentro del cine andaluz?

De la torre: Es cierto que el cine andaluz ha estado muy presente este año. Grupo 7 es una buena película dirigidia por un gran director como Alberto Rodríguez y las otras dos son dos excelentes comedias.Recuerdo el telefilm Padre Coraje, que fue como un escaparate para los actores andaluces. Muchos de los que estuvimos en aquella pequeña joya de Benito Zambrano ahora tenemos una carrera bastante sólida o, como mínimo, podemos vivir de la actuación. Pero claro, el cine español aún necesita más fuerza y apoyo. Acabamos de tener una rueda de prensa reivindicando que Canal Sur cumpla el 6% de inversión de sus ingresos en producción andaluza que se estipuló por ley. No me atrevo a decir que se ha iniciado un camino pero sí te puedo decir que el ser humano necesita contar historias y las va a seguir contando, y en Andalucía igual ya sea buscando financiación de la manera tradicional como en Grupo 7, por crowdfunding como en El mundo es nuestro o por “pacoleonfunding” como en Carmina o Revienta. En los nuevos tiempos que vivimos, la tecnología ha democratizado mucho los rodajes. Estamos en un nuevo panorama en el que las películas salen delante de muchas formas. Saldrán cosas, pero no sé que va a salir.

Para acabar ¿puede hablarnos de sus proyectos más inminentes?

De la torre: Pues tengo pendiente de estreno lo último de Pedro Almodóvar, Los amantes pasajeros, y La gran familia española con Daniel Sánchez Arévalo. También rodaré en Granada con Manuel Martín cuenca Canibal, así que para el 2013 por lo menos ten seguro que habrá más cine Andaluz de calidad.