No es ningún secreto que el mundo de la coctelería en nuestro país es un sector en alza. Muchos locales se han adaptado y transformado en bares de copas que cubren las exigencias de un público muy selecto.Si pensamos en un barman, nos viene la imagen de un jovencísimo Tom Cruise mezclando licores a un ritmo hipnotizador. Hablamos de la película Cocktail, de Roger Donaldson y sí, es de finales de los 80. Sin embargo, no tendremos que acudir a esa cinta ni montarnos en una máquina del tiempo para revivir ese espíritu. En Sevilla podemos disfrutar de un auténtico bartender: Antonio Naranjo, primer semifinalista de lo que él denomina como los “Óscars de la coctelería”, los World Class, un campeonato internacional que le ha marcado en su carrera.

Nos espera en su lugar de trabajo, Essencia Xclusive Nervión. Ubicado en la Avenida de San Francisco Javier, en pleno corazón sevillano, en él regresamos a la elegancia propia de este tipo de locales, un lugar único con estilo y distinción. Chaqueta, camisa negra, pelo domado y una gran sonrisa. Nada queda al azar para demostrarnos realmente quién es. Antonio Naranjo es cubano aunque hace 6 años tomó la iniciativa de venir a Sevilla y estudiar en la Escuela Superior de Hostelería Taberna del Alabardero. Su primera toma de contacto con el mundo que hoy se ha convertido en su profesión fue, como él mismo nos dice, pura coincidencia: “La primera vez que toqué una coctelera fue muy gracioso porque fue en un concurso. Realmente estoy graduado en jefe de sala pero cuando me invitaron a participar en el torneo y me vi detrás de la barra, pude observar que a la gente le gustaba lo que estaba haciendo. Fue un auténtico flechazo”.

Sin embargo, cuando lo vimos trabajar, supimos que ese “flechazo” también lo había tenido el público al que tantas veces se ha dirigido con sus elaboradas mezclas. Los cócteles realizados por un profesional se notan hasta en los paladares menos exigentes. De hecho, seguro que más de uno de nosotros ha querido elaborar un simple margarita y no nos ha sabido igual que el que nos hemos tomado en un local. La clave, según Antonio, es el perfecto equilibrio entre los ingredientes, pero, no solo eso: “Un cóctel tiene que tener una historia: ya sea en sus ingredientes o en su mezcla. Ahora, con el boom de la coctelería todo el mundo se inventa una bebida diferente y le pone el nombre de cóctel pero cuando le preguntas: ¿y por qué has hecho esta creación? Muchos te responden que ha sido por el color, porque le gustan sus ingredientes…y eso no es así. El cóctel va mucho más allá, tiene que tener y contar su propia historia.”

 

 Los barman debemos estudiar a la persona que tenemos al otro lado de la barra, tenemos que conocer sus gustos. 

 

Con cada pregunta que le vamos haciendo demuestra la pasión que siente por este sector. Está enamorado de sus creaciones y eso, se nota. Para Antonio, un bartender tiene que jugar con la psicología: “los barman debemos estudiar a la persona que tenemos al otro lado de la barra, tenemos que conocer sus gustos y elaborarle lo que ellos desean ya que son nuestros mejores críticos”. Y ésta es su mejor táctica cuando participa en un concurso. Cuando lo hizo en el World Class Competition, consiguió ser finalista español y en los europeos, logró convertirse en semifinalista frente a David Ríos, el ganador.

Cuando le preguntamos en qué se inspira a la hora de crear un cóctel, lo tiene claro: “lo primero que hago es preguntarme ¿qué quiero hacer? ¿con qué quiero sorprender al público? Normalmente busco algunas estrategias para llamar su atención. Con Schweppes por ejemplo, elaboré un gin tonic de una forma muy diferente a la que estamos acostumbrados: en vez de echar la tónica al final la puse al principio. Los ingredientes de la coctelera los eché en la botella vacía de Schweppes y conseguí desencajar al público”. Y tanto que lo hizo: consiguió el premio regional al mejor Gin Tonic Origins by Schweppes.

Pero ahora está centrado en la próxima edición de la World Class Competition. Con la humildad que le caracteriza nos señala que en la pasada entrega fue a obtener un 8 pero que ahora iba a dar para “un 10 o un 11 porque voy preparado a conciencia”. Si bien es cierto que no nos quiere adelantar nada de las sorpresas que tiene previstas, el ritmo de la entrevista le lleva a confesarnos algunos detalles en primicia: “Cuando me presenté a la anterior edición presenté el tema de las actrices. Este año va a ser mucho mejor: voy a comenzar sin nada y voy a terminar con algo muy bonito. Pero no va a ser a nivel competitivo sino que va a ser a nivel emotivo. Quiero que sea lo que te contaba antes, una historia pero, esta vez, contada por Johnny Walker…¡ahí tienes la primicia del ingrediente!”.

Con este adelanto le dejamos que siga embelesando a los clientes que llegan a Essencia Xclusive. Muchísima suerte es lo que le deseamos desde SPLUS MAGAZINE a un verdadero campeón de la coctelería. Antes le quedan otros proyectos como su presentación en el próximo concurso de Bacardi o en el de Pama, un licor de granada cuya final se celebrará en Nueva York.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados