Las prisas, la televisión, la tecnología…la gente cada vez tiene menos libros en las manos. Ya nadie pasa páginas. Los Ibooks inundan los autobuses y los vagones de metro pero el tiempo sigue siendo un pretexto para no leer. Para ello llega la “tweetliteratura”, pequeños relatos en 140 caracteres que te transmiten ideas fugaces a las que pedir deseos. Entrevistamos a Rosa del Blanco, que sabe mucho de ello.

“Twitter es un canal de comunicación con posibilidades infinitas de conectar con la gente”, nos comenta del Blanco. Una de esas opciones es la creación literaria. Algo a lo que le queda mucho desarrollo por delante pero que quizá, quien sabe, dentro de unos años, se hable de la tweetliteratura como ahora hablamos de los dadaístas o de los haikus en las clases de literatura contemporánea. Y es que el arte está en constante evolución y la aplicación tecnológica en las letras era cuestión de tiempo. La literatura en 140 caracteres ha llegado.

“No sabemos hacia dónde van estas creaciones pero lo interesante es que se mantienen activas porque el arte aprovecha todas las plataformas existentes. Ahora estoy investigando el SnapChat, donde se puede crear contenido audiovisual al instante”, analiza Rosa del Blanco, periodista y la única escritora española en el Festival Twitterfiction de Nueva York que organiza la editorial Pinguin Random House y la Asociación de Editores Americana. “Todavía nos queda mucho en España para que nuestra Asociación de Editores celebre un festival de este tipo”, lamenta.

tweetliteratura_interior

Y es que la literatura a ritmo de tweets todavía no ha encontrado su hueco en el mercado. “Me encantaría publicar un libro recopilando mis mejores tweets”, propone. “Escribo lo que me inspira, mis sentimientos, emociones, sobre el amor, y también sobre el humor”. Todo esto y mucho más entra dentro de este nuevo modelo de arte, el tecnológico, lo podríamos bautizar. La sociedad avanza y es su ritmo el que obliga a crear nuevos métodos de creación y consumo. “Esta forma de creación es asequible para el ritmo de vida que llevamos, la sociedad nos lleva a eso, hace falta sintetizar”, explica.
Sintetizando o no, la tweetliteratura también abre otros campos. No es necesario que la historia quepa en un solo tweet. Desde microrrelatos hasta novelas, escritores de todo el mundo han optado por utilizar esta red social para mostrar su arte. Augusto Monterroso escribió en los años 50 el relato más corto en español -”Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”-, aún no existía Internet pero creó algo que cabría perfectamente en un tweet.

El twitterescritor no vivirá su minuto de gloria. Como mucho, un nanosegundo Lo que dura un RT.

Héctor Abad escribió la primera tuitnovela, con 1001 tweets repartidos en el tiempo, lo que creaba una alta expectativa al lector, como aquel que lee antes de dormirse y decide parar justo antes de terminar el capítulo. También existe la versión dramatúrgica, aquellos autores que se crean varias cuentas para que sus personajes hablen entre sí. Todo un experimento. Y para aquellos que quieran leer grandes clásicos en Twitter, Alexander Aciman y Emmet Rensis se dedicaron a adaptar ochenta grandes clásicos de la literatura a veinte tweets –eso sí, en inglés-. Obras como ‘El gran Gatsby’, ‘Hamlet’ o toda la saga de ‘Harry Potter’ tienen su versión tweetliteraria. Ahora me surge una pregunta, ¿se puede considerar literatura a la tweetliteratura? Rosa del Blanco responde: “La literatura refleja el pensamiento de una época, mueve emociones del ser humano, plasma un mundo filosófico. Todo esto lo aporta este tipo de arte”.

Eso sí, de momento, sólo sirve para resarcir las ganas de escribir y manifestarse de los escritores. “Esto no te da de comer pero sí te da la posibilidad de llegar al lector, de provocar una emoción, de mover a la gente. Si Oscar Wilde viviese en nuestra época, seguro que utilizaría Twitter para expresarse”, concluye.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados