Acaba de publicar su quinto disco, titulado ´Yo´, una vuelta de tuerca al estilo flamenco que siempre le ha caracterizado, ahora presidido por un toque melódico con canciones de composición propia. Después de seis años desde su anterior álbum, ´Personaje raro´, regresa al panorama musical para celebrar su décimo año de carrera.

Sevillano, de la ciudad de Dos Hermanas, desde los trece años lleva subido a un escenario cantando por medio mundo. Ahora, se encuentra sumergido en la promoción de su último trabajo discográfico y preparando su nuevo espectáculo, como él llama a sus conciertos. Más sereno y maduro, en ´Yo´ se descubre a sí mismo y nos canta desde el corazón. “Mis vivencias de estos últimos años me han ayudado a escribir”, confiesa.

SPLUS MAGAZINE: Tu quinto disco se titula ´Yo´, ¿es tu disco más personal?

Manuel Lombo: Sí, es un disco en el que he participado en la producción, en la composición de las canciones, la música, la elección de las fotografías, la tipografía…El nombre es corto, conciso y lo dice todo.

SP: ¿Qué nos vamos a encontrar en ´Yo´? ¿Qué vamos a descubrir de Manuel Lombo?

ML: Hay un punto de inflexión, venía de hacer una música aflamencada, vengo del flamenco más ortodoxo, esas son mis raíces. Ahora me apetecía, sobre todo, cantar lo que he ido componiendo, canciones de tipo melódico. Quería mostrar una parte de mí que estaba ahí, que sentía, que se había vislumbrado algunas veces en algunos de mis conciertos pero que no había sacado del todo fuera. Me he decidido a sacar un disco como cantautor porque en realidad era poco a poco lo que el cuerpo me ha ido pidiendo.

SP: En tus anteriores trabajos ya habías incluido alguna canción propia, ¿tenían este estilo melódico o son una novedad en tu carrera?

ML: Escribí mi primera canción en 2006 para mi primer disco, y es curioso que me preguntes esto porque ahí ya se intuía el estilo de canciones que yo tenía, que no eran nada flamencas, lo que pasa es que el tratamiento a nivel de producción siempre las acercaba mucho al flamenco. Escribía canciones que se alejaban de lo marcado.

Manuel Lombo 1

SP: Te estrenas como compositor y como cantante melódico, dejando atrás el flamenco y la copla, ¿por qué ese cambio?

ML: Llevaba casi seis años sin editar disco. He estado trabajando y mientras que tenía trabajo no pensaba en que tenía que parar en algún momento y hacer un trabajo nuevo. Realmente, me planteé qué hacer. Durante la gira de ´Canción sentimental´, un concierto que era todo de grandes clásicos de la música y donde hacía mucho melódico, la gente iba a verme cantar pero no sabían que iban a oír, y la verdad es que se oyó muy poco flamenco y muy poca copla. La gente me veía en registros diferentes y se entusiasmaba, eso me hizo sentir que desde aquí también le llego al público, con este tipo de canciones. Eso fue lo que me impulsó a dar este salto, el último empujón para decidir tener este cambio a nivel discográfico.

SP: Dices que en estos años “te has expandido como persona”, ¿qué has descubierto de ti mismo que no conocías?

ML: Sobre todo la serenidad. Uno va cumpliendo años y, lógicamente, siente una evolución personal, a nivel emocional. Esa expansión ha sido a nivel de conocerme, las vivencias, que incluso me han ayudado a escribir,… y como persona, me encuentro algo más maduro.

SP: ´Lo que un día empezaste´ es tu segundo single después de ´Guardo´, ¿qué cosas te quedan por acabar que un día empezaste?

ML: Mira, si te digo que tengo una tía mía que me dice una frase, que es la siguiente: “Tienes arrancada de caballo español y parada de mula gallega”, ¡imagínate la cantidad de cosas que me quedan por terminar! Me enredo con mil proyectos que siempre se quedan a medias. A nivel cotidiano, te puedo decir que tengo, desde hace año y medio, un papel que colocar en la pared de mi cuarto, hasta muchísimas canciones empezadas esperando a ser rematadas.

SP: Quince canciones, unas cuantas más de lo que nos tienes acostumbrados, ¿todas son imprescindibles o son regalos a tus seguidores?

ML: Realmente, composiciones son trece, lo que pasa es que luego hay una transcripción de una canción mía al inglés y una versión de mi canción favorita ´La aurora de Nueva York´ de Enrique Morente. De todas maneras, sí, me gusta ser esplendido y ya que sacas un disco, ofrecerle a la gente algo contundente.

Me enredo con mil proyectos que siempre se quedan a medias. Mi tía me dice: “tienes arrancada de caballo español y parada de mula gallega”. ¡Imagínate la cantidad de cosas que me quedan por terminar!

SP: En tu ciudad natal, formaste parte del Grupo de Danza Ciudad de Dos Hermanas, ¿qué papel tuvo este equipo en tu carrera?

ML: El grupo de danza tuvo un papel importantísimo y fundamental. Durante trece años, he viajado por medio mundo, cuando, además, realmente antes tampoco había tanta oportunidad de viajar como ahora. Con trece años, de repente, me vi haciendo una gira por Bélgica, Austria, Suiza, Hungría, al año siguiente recuerdo Jordania, al siguiente Taiwán, Brasil,… He conocido medio mundo. Ha sido muy importante para mí porque era un continuo estar en el escenario desde muy pequeño. Cantaba para el baile y ahí aprendí mis primeros pasos de danza, aprendí sobre escenografía, sobre luces, sobre vestuario,… Ha sido una base en cuanto a todo, ya no solamente artísticamente, sino personalmente. Estos grupos de danza son grupos amateurs y viajan mucho a festivales internacionales, movidos por la cultura, donde hay muchísima disciplina, algo que yo adquirí. Nosotros éramos soldados a la hora de subirnos al escenario, no sé, cosas muy simples, como no llevar nada en las muñecas, ir perfectamente vestidos… Me ha dado mucho, se nota que vengo de ahí.

SP: Has sido amadrinado por artistas como María Jiménez o Pasión Vega, ¿qué es lo que te llevas de cada una de ellas?

ML: Siempre lo he tenido clarísimo. De María Jiménez, la forma de decir las cosas en el escenario, es una persona que más que cantar, dice las cosas y llega tanto por eso. Y de Pasión, su elegancia y su exquisitez a la hora de hacer las cosas, de elegir repertorio, de saber lo que quiere en el escenario. Eso es lo que me he llevado en esencia de cada una de ellas. Cada una, en su forma, me ayudaron muchísimo, María se empeñó en llevarme al programa que ella llevaba por aquel entonces, a ‘Bienaventurados’, y sé que ella hizo un gran esfuerzo porque yo no era conocido y no encajaba dentro de ese tipo de programa que entrevistaba a personajes conocidos. Salí allí como una persona totalmente anónima y, a partir de ahí, comenzó mi carrera. Y Pasión, como en aquella época compartíamos oficina, me ayudó muchísimo durante la grabación de mi primer disco.

Manuel Lombo 2

SP: Has versionado multitud de canciones, ¿cuál es la que más te ha costado hacer tuya?

ML: No sabría que decirte, porque, en cierto modo, elegía canciones que no eran mías pero en las que, de algún modo, me encontraba reflejado, con lo cual siempre he estado muy a gusto y muy acorde con lo que elegía. En el último espectáculo, versionamos ´Hijo de la luna´ o ´Fly me to the moon´ y a la gente le llamó mucho la atención sobre todo porque había mucha diversidad de canciones, fue bonito. Y, de este disco, la canción ´Guardo´ me costó mucho trabajo rematar la letra, tenía muchas versiones de la misma canción, me costó verdaderamente trabajo terminarla.

SP: Has cantado en edificios tan emblemáticos como la Catedral de Sevilla, la Mezquita de Córdoba, el Metropolitam Museum de Nueva York, ¿qué siente uno cuando empieza a cantar en este tipo de escenarios?

ML: Siempre a lo que tiene el hecho de subirse a un escenario, lo que eso supone, se le añade el que sean escenarios especiales. Cada vez que puedo, me gusta hacer conciertos en sitios emblemáticos porque, aunque la producción es catastrófica y se sufre mucho, merece la pena. El concierto de la catedral era algo impensable para nosotros tal y como lo planteamos, un concierto en el altar mayor no se había dado en la historia de los 600 años que tiene la catedral. Me gustan este tipo de retos porque, además, el público lo agradece mucho, ven al artista que les gusta en un sitio único.

De María Jiménez me quedo con su forma de decir las cosas sobre un escenario. De Pasión Vega, su elegancia y su exquisitez a la hora de elegir repertorio.

SP: Hablando de directos, ¿qué nos vamos a encontrar en este nuevo espectáculo?

ML: Sobre todo eso, espectáculo, a mí me gusta más esta palabra que la de concierto. Me gusta que todo tenga una conexión, que las canciones vayan bien enlazadas, que no haya silencios, cuido mucho la imagen en el escenario. En este caso, todos los músicos van vestidos de smoking sobre unas plataformas plateadas, es todo muy teatral y muy elegante. Partiendo de esa base, luego a nivel musical, la gente se va a encontrar con el disco al completo y con algunas canciones que me han marcado o que han sido parte de mi carrera y que lo seguirán siendo, muy del Manuel Lombo que el público ha visto siempre. En el escenario sigue mi esencia aunque ahora me gustaría fijar mi carrera en ese tipo de canciones.

SP: Hace seis años de tu anterior disco, ‘Personaje raro’, ¿a qué te has dedicado en estos años?

ML: He estado trabajando: hicimos dos años de ´Azabache´, hice ´Canción sentimental´, luego he hecho un espectáculo en el Alcázar de Sevilla de Rafael de León, reivindicando la figura del autor más como poeta de la Generación del 27, algo que está un poco olvidado, que como compositor de copla. Realmente, no he parado de trabajar, he hecho flamenco tal y como yo lo concibo, más ortodoxo, en algunos festivales. En fin, he estado trabajando y por eso no me he puesto antes con el disco.

Manuel Lombo 3

SP: Actualmente, el cantante vive de sus directos, cada vez se compran menos discos en formato físico, ¿se echa de menos eso?

ML: Absolutamente, eso está comprobado, el sector está así. Cuando llegué al mundo profesional, la industria discográfica ya estaba configurada de esta manera, así que no he notado mucho el cambio.

SP: ¿Qué busca Manuel Lombo como artista con este disco?

ML: Principalmente, el objetivo que he tenido con los anteriores discos: abrir campo y que me conozca la mayor cantidad de gente, creo que es el objetivo general de un artista.

SP: Cumples ahora diez años de carrera musical, ¿cómo definirías este periodo profesional?

ML: Ha sido siempre una carrera en ascenso, de forma muy pausada que, aunque a veces me desespere, es la forma inteligente de hacer las cosas, asentando mucho los pasos que voy dando y afianzando el público.

Me inquietan algunos proyectos sociales en los que estoy involucrado, como es el comedor de San Juan de Haya en el que trabajo como voluntario.

SP: ¿Te sigues considerando un personaje raro?

ML: Sí, totalmente. Ese título me venía como anillo al dedo, creo que los artistas tenemos ese punto de locura, esa dualidad, ese orden a la vez que desorden…

SP: Además de la música, ¿qué le preocupa a Manuel Lombo?

ML: Pues mira, realmente me preocupan mucho las personas que me rodean, es una parte fundamental en mi vida. Y, además de eso, considero que tengo una calidad de vida fantástica y me inquietan algunos proyectos sociales en los que estoy involucrado, como es el comedor de San Juan de Haya en el que trabajo como voluntario y donde intento, una o dos veces al año, hacer algunas acciones donde se puedan recaudar fondos para esta cuestión. Es algo que siempre me ha preocupado como una obligación, porque tengo una vida maravillosa y estoy obligado a dedicarle tiempo y parte de mi trabajo a los demás.

SP: Pues con esto ya terminamos, Manuel, muchas gracias.

ML: Fenomenal, gracias a vosotros. Un placer.