SPLUS MAGAZINE ha aprovechado la ocasión del estreno de su última película en el Festival de Cine de Sevilla para charlar sobre su trayectoria y conocer un poco más sus proyectos futuros. 

Comenzó a los trece años en la pequeña pantalla de la mano de la serie Mareas Vivas –una producción de la cadena autonómica de su Galicia natal– y, a día de hoy, aún no ha parado: El Internado, Los girasoles ciegos, El don de Alba… Martiño Rivas, o Martín Rivas como se le conoce profesionalmente, inició su carrera dramática muy joven aunque, como se suele decir, de casta le viene al galgo: su padre es el periodista, novelista y poeta gallego Manuel Rivas, un referente para todos los que nos dedicamos a la profesión. Nuestro equipo ha aprovechado el paso de Martín por el X Festival de Cine de Sevilla para conocer algunos detalles sobre su nueva película, Tres Bodas de Más, y charlar sobre sus nuevos proyectos.

Comenzaste en una serie de televisión y de ahí saltaste a la gran pantalla con Los Girasoles Ciegos donde, incluso, te nominaron a los Goya, ¿consideras que ese es el camino que tiene que trazarse un buen actor?

Martín Rivas: No. Un actor no decide cómo va a ser su carrera. Cuando te dedicas a este mundo te sueles agarrar a un clavo ardiendo y la primera oportunidad es la que coges. Es una profesión muy complicada. Un trabajo que tiene el índice de paro más alto de todas. Por ello, que alguien te dé la oportunidad de trabajar como actor es lo excepcional. Al principio, cuando no tienes un bagaje, comienzas en el gremio con papeles pequeños. Lo atípico es llegar a una prueba para una película de cine y que alguien confíe en ti. Sin embargo, no hay un sendero previamente marcado, simplemente. Mi caso ha sido como el de muchos otros y no por ello es el mejor, simplemente el más común.

19_19_57_618_dracula copia

¿Qué diferencias encuentras entre la pequeña y la gran pantalla?

Martín Rivas: Realmente no hay diferencias. La dinámica de trabajo es muy similar. En la mayoría de las series de televisión se trabaja con tres cámaras o con dos. En cine con una, normalmente. Aparte de eso no hay grandes diferencias. La principal que puedo encontrar es el director y tus compañeros, si es buen guión o no, y poco más. Si es para cine, televisión o teatro es indiferente. Quizás con este último sí que haya más contrastes, pero aún así, son los valores de antes los que influyen.

En cuanto a la actual figura del actor, ¿tiene la posibilidad de elegir guiones?

Martín Rivas: Muy pocos lo hacen. Considero que en este país solo son cuatro los actores que se pueden permitir seleccionar sus guiones, y dos de ellos son pareja. No es lo normal. Lo atípico es poder elegir, coges lo que te dan. Si tienes un estatus sí te puedes permitir decidir sobre uno u otro. Si no, nada. Pero, ¿sabes qué es lo bueno de no poder decidir? Que llegas a sorprenderte. Hay veces en las que haces un papel que no te gusta para nada, que no confiabas en él, y luego llegas al set y lo haces tuyo, el trabajo es genial con todos y el resultado es bueno…Por todo ello estoy convencido de que está muy bien dejar cierto margen para las sorpresas en el ámbito de los guiones.

” En este país solo son cuatro los actores que se pueden permitir seleccionar sus guiones, y dos de ellos son pareja. No es lo normal. Lo atípico es poder elegir, coges lo que te dan.”

El trabajo de actor es estar, en cierta forma, todo el día en la palestra y de todos es sabido que hay muchas envidias y competitividad. ¿Hay muchas críticas entre los compañeros de profesión?

Martín Rivas: Te cuento mi experiencia. Yo a la hora de criticar un trabajo de compañeros, la verdad, es que siempre lo hago de una forma bastante templada porque aprecio el simple hecho de salir al ruedo, de tener la valentía de mostrarte y de exponerte. Eso es digno de admirar y valorar. Otros no lo sé. Pero creo que es como en cualquiera de las profesiones: siempre habrá personas que critiquen el trabajo de otros y la envidia, por desgracia, es algo universal.

Hemos hablado de tu trayectoria en el cine y la televisión. Desde hace poco también te atreves con el teatro, ¿impone pisar las tablas?

Martín Rivas: Hice Drácula y luego una función para el CDN llamada La monja alférez. Esta obra la representamos en el María Guerrero hace un par de meses y sí te puedo decir que es muy diferente a todo lo que haya hecho antes. El teatro es un animal distinto. El nivel de exhibición es muy alto. A mí me gusta decir que se trata de un plano general constante en el que te expones mucho más al público. No hay cortes ni intermediarios entre tú y el espectador. Pero eso no quiere decir que sea más o menos fácil o que imponga más o menos. Simplemente tiene otras exigencias que en cine o televisión se pueden disimular.

“El teatro es un animal distinto. El nivel de exhibición es muy alto. A mí me gusta decir que se trata de un plano general constante en el que te expones mucho más al público, no hay cortes.”

Y regresando a la gran pantalla, el papel que interpretaste en Los Girasoles Ciegos no tiene nada que ver con Dani, el amigo que quiere ser algo más en Tres Bodas de Más, ¿qué papel te ha supuesto un mayor reto: hacer un drama o una comedia romántica?

Martín Rivas: Todos son un reto siempre. Nunca he llegado a un set o me he subido al escenario teniendo la inseguridad de que no había conseguido la fórmula para hacerlo correctamente. Cada uno tiene su viaje y muestran algo especial y diferente. Cada trabajo lo tienes que aproximar desde un lugar distinto. Todos tienen sangre, sudor y lágrimas.

Tres_bodas_de_mas-684013812-large copia

Y, teniendo el papel que tienes en la película de Javier Ruíz Calderas, esta pregunta es de obligada consulta, ¿tú también eres de los que se acercan a la chica como amigo y después la consigue o, como dices en la cinta: “tiras la caña durante mucho tiempo” y después se te escapa?

Martín Rivas: Bueno, creo que un poco de todo –risas–. Como a todo el mundo. Desde luego, el personaje de Dani es bastante singular…

¿Qué le deparará a Martín Rivas el próximo año?

Martín Rivas: Por ahora tengo el estreno de Tres Bodas de Más en diciembre y una película que grabé este verano junto a mi compañera de El Internado, Ana de Armas, que está previsto su estreno el próximo año. En cuanto a series tengo Romeo y Julieta, una miniserie que también se lanzará próximamente.

Y con esta carrera apoteósica…¿Piensas en el salto a Hollywood como ya están haciendo otros compañeros?

Martín Rivas: De momento, este es el único salto que veo a corto plazo –se levanta y da un gran salto en la sala–. Hay que hacer las cosas poco a poco e ir con paso firme –risas–.

Muchas gracias por tu tiempo.

Martín Rivas: Gracias a vosotros.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados