Diseñador, emprendedor e innovador. Estas son algunas de las palabras que mejor definen a Pablo Cerdán, un albaceteño que apuesta por algo nuevo y rompedor: el diseño de pajaritas. Pablo, con residencia actual en Sevilla, trae aires renovadores para un hombre elegante a todas horas. Su universo de colores y estampados, dedicado a un complemento que a simple vista puede parecer aburrido, va más allá de la clásica pajarita negra y abre camino a toda una explosión de alegría y creatividad.

Por qué decides diseñar pajaritas?

Pablo Cerdán: Llevaba tiempo observando que en las tiendas dedicadas a vender ropa de hombre faltaban complementos. Sí, es cierto, había muchas corbatas pero se echaba de menos la pajarita como toque significativo. Me parece un elemento que rompe un poco los moldes de la sobriedad de la corbata, pero sin abandonar la elegancia. Aunque sea un poco complicado añadirla a una vestimenta diaria, mi intención, es que el hombre use la pajarita todo el día, aunque cada una esté diseñada para una ocasión.

¿Tus pajaritas siguen las tendencias que se van marcando o tienen un estilo más libre?

Pablo Cerdán: Aunque haya diversidad de diseños y algunas tengan colores pasteles que se correspondan con la primavera, por ejemplo, no sigo las tendencias, tengo un estilo propio y muy personal. Los diseños no siguen la moda por así decirlo, están impregnados de una inspiración distinta dependiendo del momento en el que haya creado esa pajarita.

¿Cuál es tu proyección a largo plazo?

Pablo Cerdán: Tengo algo entre manos y es trasladar el intrépido mundo de las pajaritas a las mujeres. Quiero hacerlas partícipes de vestir un elemento tan elegante como este. Tengo también la intención de feminizar la prenda, es decir, incorporarla a algunos elementos que normalmente llevan las mujeres, como por ejemplo tocados, sombreros o cinturones, o bien llevarla al estilo clásico en el cuello de una camisa.

¿Diseñas grandes colecciones o solo pedidos por encargo? 

Pablo Cerdán: Las pajaritas se hacen en exclusiva para aquellos clientes que las solicitan. Son una pieza única creada para cada persona, pensada para el cliente que te la pide. Se trabaja de forma personalizada. De hecho solo fabrico cuatro modelos de cada pajarita.

Pablo propone una atrevida propuesta que regala color a los ojos pero que no abandona la elegancia tan característica de las pajaritas.

Sitio| Mi Lugar de Moda