Sandra Kubicka es más que una ‘supermodelo’. Polaca de nacimiento, reside desde los trece años en Miami, Estados Unidos, ciudad que la vio crecer e iniciarse en una carrera meteórica que ya la sitúa entre las grandes ‘tops’. Todo comenzó cuando se inscribió en una prueba mientras compraba en un centro comercial. A las dos semanas firmaba ya su primer contrato.

Unos penetrantes ojos azules y una larga y ondulada melena rubia esperan allí sentados a la llegada impaciente de una cámara. Acostumbrada a los focos, Sandra nos recibe con la mejor de sus sonrisas, tímida. Esta vez la protagonista es ella y su vida. La dulzura de su rostro y su impactante belleza no hicieron sombra a sus valores, ni a su inteligencia.

SPLUS MAGAZINE: Sandra, cuéntanos un poco cómo fueron tus comienzos en el mundo de la moda.

Sandra Kubicka: Me descubrió la agencia ‘Next Models’ en Miami, y aunque tengo varias agencias asociadas por el mundo, son ellos quienes llevan mi carrera.

SP: ¿Cuando eras niña soñabas con ser modelo?

SK: No. Lo cierto es que nunca se me pasó por la cabeza dedicarme al mundo de la moda. Siempre me despertó un poco de curiosidad pero jamás me imaginaba que iba a dedicarme a ello profesionalmente.

SP: Desde fuera parece que ser modelo es una profesión divertida, pero realmente ¿cómo es la vida de una modelo?

SK: Es estresante, pero muy interesante. Viajas alrededor del mundo, visitas lugares hermosos, conoces a gente con mucho talento. Pero es muy solitario, la mayor parte del tiempo lo paso sola, en el hotel. Voy a cenar sola. Realmente debes tener un carácter fuerte porque sabes que siempre serás criticada, de una forma u otra. Pero por otra parte es genial.

SP: ¿Cómo es un día en la vida de Sandra Kubicka?

SK: Cuando trabajo, me despierto, me lavo la cara, sin maquillaje y pelo limpio. Suelo desayunar con café, y me preparo para un día entero. Trabajo más o menos unas 10 horas con una hora de descanso para comer. Después del trabajo voy al gimnasio y suelo acostarme temprano porque al día siguiente tengo que volver a trabajar. En un día de descanso, suelo ir al gimnasio, hago boxeo, me gusta cocinar, estar con mis amigos, disfrutar de las preciosas playas de Miami, pasear a mi perro. Si el día de descanso es en un hotel, suelo estar de relax: viendo películas y yendo al gimnasio también.

Sandra_Kubicka_900

SP: A pesar de estar rodeada de gente continuamente, ¿te sientes sola?

SK: Sí, me siento muy sola. Trabajo todas las semanas. Paso gran parte de mi vida en un aeropuerto. Vuelo siempre sola y mi vida privada es imposible, se basa en mensajes, llamadas, facetime y Skype. A veces veo a mi novio dos veces en un mes y a mi familia que vive en Polonia la veo unas tres veces al año. Así que sí me siento sola, pero espero que un día pueda compensarlo.

SP: ¿Qué piensas sobre los cánones de belleza en el mundo de la moda?

SK: Creo que los cánones están cambiando. Realmente no me gusta cuando me dicen que tengo que perder peso. No me gusta que las modelos tengan que ser tan delgadas. No es necesario pesar 40 o 45 kilos, no creo en eso. Creo que las curvas en una mujer son bonitas. No me gusta que las niñas parezcan palos.

SP: Sabemos que ser modelo es una profesión muy polivalente, desde fotografía a pasarela pasando por publicidad. ¿Has hecho pasarela?

SK: Participé en tres o cuatro fashion shows. Desfilé para Roberto Cavalli, del que estoy muy orgullosa, pero no lo volveré a hacer. Hago anuncios, revistas, vídeos musicales y me siento mucho mejor en ellos. No es que no me guste, es que yo no les gusto porque no soy lo suficientemente delgada, y a mí personalmente, no me gusta estar tan delgada. Prefiero parecer sana y con curvas. Soy una chica normal.

SP: ¿Haces algún tipo de dieta?

SK: No, no hago dieta, aunque tengo suerte de poder comer lo que quiero. Si tengo una importante sesión de fotos la preparo con antelación y soy muy estricta con lo que como. Cuando la sesión ha terminado claro que puedo comer pizza. Por supuesto, esto no puedo hacerlo todos los días pero una o dos veces en semana sí. Además no creo que comer pizza o hamburguesa sea un problema.

SP: ¿Crees que las redes sociales le ayudan en su carrera?

SK: Por supuesto, Instagram especialmente. Creo que sin Instagram la gente no me conocería. Hay modelos que sólo suben fotografías de sus portadas o de líneas de ropa, pero yo comparto fotos sobre mí: haciendo ejercicio, qué como, o dónde voy, incluso con mis amigos. La verdad es que mi Instagram ha crecido mucho en número de seguidores porque la gente está interesada, sobre todo, en mi vida privada.

Me siento muy sola. Trabajo todas las semanas. Paso gran parte de mi vida en un aeropuerto. Vuelo siempre sola y mi vida privada es imposible: se basa en mensajes, llamadas, facetime y Skype. A veces veo a mi novio dos veces en un mes y a mi familia que vive en Polonia la veo unas tres veces al año. Sí que me siento sola, pero espero un día poder compensarlo.

SP: ¿Sueles leer y atender a todos los comentarios?

SK: Sí, suelo leer los comentarios e intento responder cuando me dicen que soy una inspiración para ellos o que soy su ídolo. Nunca cuando me dicen cosas estúpidas. Pero normalmente en mi Instagram no hay demasiada negatividad, todo es siempre muy positivo.

SP: Dentro de este mundo puede resultar complicado tener amigos fuera del ámbito del trabajo, ¿tienes amigas modelos?

SK: Tengo muy pocas amigas modelos, suelo tener más amigos estilistas, maquilladores o fotógrafos, no es como trabajar en una oficina. A veces no nos vemos muy a menudo.

SP: ¿Crees en el amor?

SK: El amor lo es todo, pero es duro. Es difícil mantener una relación cuando estás tan ocupado. Mi relación ahora mismo es básicamente a larga distancia aunque intentamos estar conectados por mensajes, Facebook, Skype…

SP: ¿Qué planes tienes para el futuro?

SK: Sé que no voy a ser modelo para siempre. Por eso sé que tengo que ahorrar el dinero que gano. Espero que algún día pueda crear mi propia marca de ropa. De hecho ya estoy invirtiendo para hacerlo realidad algún día pero eso es algo que vendrá más adelante…¡tiempo al tiempo!

SP: Muchas gracias Sandra. Ha sido un placer.

SK: Gracias a vosotros por este tiempo tan agradable.